Las «viejas» glorias nunca mueren

Ese es un clásico dicho que se suele mantener en casi todas las disciplinas artísticas, pero mucho más si cabe en el mundo musical. Todos hemos oído hablar de las viejas glorias sobre todo del rock, pero también de otros géneros musicales, y ciertamente parece que muchos de estos artistas podrían seguir en los escenarios o en los estudios de forma eterna, sin perder ni un ápice de su energía ni de lo que son capaces de transmitir a los demás a través de sus melodías y letras.

Sin embargo, aquí en España, hay un pequeño problema con esas leyendas de la música, sobre todo si ya están enfocadas hacia un público «maduro».  Sí, incluso los artistas que ya tienen una edad y que fidelizaron a un público en su juventud, tienen alguna que otra dificultad en admitir que quizá no puedan calar en los jóvenes como pasó en su época. Y la cuestión es que se puede decir que tienen algo de razón, ya que géneros como el pop, el rock, el jazz… no parecen tener fecha de caducidad, y siempre hay alguna generación joven que se engancha a ellos y que por supuesto aprecia y sigue a sus artistas estrellas.

Sin embargo, hay un género que parece estar hecho para gente madura; y más concretamente, para las mujeres de cierta edad, y este es sin duda la copla. Todavía hay un montón de programas que hacen monográficos sobre este género que marcó una época en España, pero tiene un «pero»: y es que es un estilo musical que no se reinventa, que parece que ya está todo hecho y se tira, nunca mejor dicho, de las viejas glorias. Sin embargo, un montón de abuelas están enganchadas a la copla, y no parece que vayan a dejar de hacerlo, lo cual es una suerte.

Y entonces, ¿ese es el género musical por excelencia para las viejas xxx? Ojo, que muchas de nuestras ancianas son unas rockeras auténticas, embriagadas con el espíritu hippie de los 60; ah, pero muchas viejas xxx, que practicaban el amor libre aún dentro de nuestra censura, se engancharon a esas canciones de las folclóricas de voz rota, que grandes maestros de la composición con alma de poetas surtieron de profundas canciones que pronto pasaron a la cultura popular, y se siguen manteniendo.  ¿Gracias a estas fans de 60 años  para arriba? Pues muy seguramente, porque todavía las puedes ver en peregrinación hacia cualquier concierto de las grandes de la copla que aún quedan, y de sus herederas (casi todas mujeres, muy pocos hombres se atrevieron a probar suerte en la copla), y está claro que es un motor económico aparte de muchas otras cosas. Se puede decir, sin temor a equivocarnos, que las folclóricas hacen su agosto con las jubiladas del IMSERSO, jeje.

Cada vez van quedando menos representantes de la copla, pero es difícil para las mujeres mayores disfrutar de otros géneros como cuando eran más jóvenes. Sin embargo, España es un lugar en que las tradiciones están arraigadas y no son fáciles de eliminar; es por eso que tantos tipos de músicas populares siguen sobreviviendo, y no sólo eso, sino que nunca acaban de pasar de moda, atesorándolos como debe ser, como una parte de nuestra historia y nuestro bagaje cultural. A este ritmo, uno echa de menos incluso los discos de vinilo y hasta las cintas de casette, ¿o no?

Canciones polémicas con tintes machistas

La canción protesta nació en la década de los 50, y podemos decir con cierto orgullo que fuimos los hispanos, tanto españoles como latinoamericanos, los que la inventamos. En España ya había antecedentes desde principios del siglo XX, y se hizo bastante popular durante la Guerra Civil, pero por fin este tipo de canción se internacionalizó, llegando a otros países de Europa y América, para mostrar las injusticias sociales que se producían en todos estos lugares.

Bien, pues llegados a este punto, resulta que parece que hemos pasado justo al lado opuesto. Hace unos días se supo de una lista de canciones, concretamente en habla hispana, que denigraban a la mujer y cuyo contenido era claramente machista. Muchas de estas canciones ocupaban los primeros puestos de las listas de los más vendidas, dígase ahora las más escuchadas o las más descargadas, por lo que se deducía que no era cosa de unos pocos; y sus creadores eran artistas bien reconocidos, que vendían millones de discos al año, así que no se podía decir que fueran cantantes de minorías o que se dedicaran a estilos poco seguidos. Las letras de estas canciones no dejaban a la mujer en muy buen lugar, todos los solistas (como imaginarás, hombres) usaban expresiones bastante soezes, y aunque no llegaban a usar palabras guarras, putas o busconas, por poner un caso, el sentido era exactamente el mismo; y porque accedían a tener cualquier tipo de relación carnal con ellos, eso eran los epítetos que merecían.

¿Eso nos retrata como sociedad? Bueno, quizá deberíamos pensar, en plan artístico si me apuras, por qué este tipo de letras no se dan al contrario; quiero decir, ¿por qué las solistas no lanzan sobre los hombres adjetivos tales como puteros, salidos o infieles, por poner un ejemplo? Claro, para empezar, eso ni siquiera serían insultos, de hecho casi podrían ser piropos, según la mentalidad de nuestra sociedad. Y después, todas estas cualidades que son tan populares entre los hombres, definitivamente son una lacra par las mujeres, que no pueden querer comportarse como los hombres sin llevarse su cuota de recriminación.

Y es que en cualquier lugar, pero para más inri en los países en los que se generó la canción protesta, el castigo a las mujeres promiscuas es ingente. A veces, ni siquiera es necesario que estas féminas sean realmente dadas a irse a la cama con muchos hombres diferentes: basta con que tengan esa fama, y listo. Eso es algo que también funciona muy bien en los países latinos, el boca a boca, sobre todo si es para criticar a alguien: somos especialistas en chismorreo. Así que claro, quizá las mujeres no tengan conciencia de que las letras de sus canciones pueden estar llenas de todo lo que les puede llegar a provocar un hombre, y que eso sea una crítica hacia ellos, porque está claro que nada de lo que un tipo hace para seducir a una mujer podría ser una crítica… ni siquiera esa seducción. Sin embargo, es algo interiorizado y bastante aceptado en la eterna lucha entre géneros, que aunque sea el hombre el que inicia la seducción, es la mujer la que termina aceptando sus avances, o no; si me apuras, puede que incluso sea ella la que ha incitado esa seducción. ¿Cómo pueden los tíos pensar que en algún momento llevan la voz cantante?

Lo peor del caso es que, para colmo, si consiguen su objetivo con relativa facilidad, quizá porque encuentran a una chica o mujer que sabe lo que quiere y no tiene problema en aceptarlo cuando lo encuentra, se dedican a denigrar al objeto de su seducción. Aún en estos tiempos de supuesta liberalidad, una mujer no puede acabar de llevar la voz cantante, ni decidir que quiere sexo en un preciso momento con cierta persona, ni que mañana puede ser otra persona diferente con la que le apetezca tener una relación sexual. De verdad, ¿nos conformaremos con esto, aunque pidamos a gritos igualdad en un montón de aspectos diferentes? Pues parece que, si nos fijamos en las canciones que arrasan en la actualidad, un poco es así.

Estilos de música españoles de pura cepa

De Norte a Sur, de Este a Oeste, nuestro país está lleno de diferentes tipos de música, y eso si sólo hablamos de las tradicionales. Casi cada Comunidad Autónoma, y contando además con las Islas, tiene su propio folklore, y un estilo de música arraigado durante años y años. Luego, por supuesto, hay que contar con todos aquellos ritmos que han venido de fuera, pero que de todas maneras han conseguido arraigar en la sociedad española hasta darles nuestra propia identidad.

La música forma parte de nuestra cultura, pero además es algo que no sólo puede considerarse artístico, sino que realmente vivimos y extendemos a muchos ámbitos de nuestra vida. Si te interesa saber cuáles son los estilos musicales más populares de nuestro país, sigue leyendo:

  • Por supuesto, el flamenco: Cuando piensas en la música española, una de las primeras imágenes que pueden surgir en tu cabeza es la de un guitarrista español que vive en Andalucía , donde se inventó la guitarra. La guitarra clásica española fue llevada a nuevas alturas por gente como Carlos Montoya, Manuel de Falla, Joaquín Rodrigo y Narciso Yepes, y muchos reconocen a Andrés Segovia por establecer la guitarra clásica como un género por derecho propio.
  • Pop: La música pop es tan grande en España como en cualquier otro lugar. Aunque gran parte de lo que escucharás en bares y clubes es estadounidense y británico, España también tiene un montón de talento local. Las bandas españolas son famosas por producir algunas de las canciones pop más atractivas del mundo.
  • La Jota: Los estilos más tradicionales de música todavía están prosperando en España hoy. Una de ellas es la jota, que combina la guitarra, las castañuelas, las panderetas y, a veces, la flauta. Se dice que el estilo, popular en toda España, se origina en Aragón, y ahora se pueden ver variaciones considerables de una región a otra.
  • La Zarzuela: Otra forma de música tradicional, la zarzuela, es una especie de ópera popular que comenzó como una especie de entretenimiento de corte en el Palacio de la Zarzuela, cerca de Madrid. Esta forma de arte expresivo fue reprimida por Franco en sus esfuerzos por uniformar la cultura española en todas las regiones, pero después de su muerte, la forma se hizo increíblemente popular, especialmente entre las generaciones más jóvenes.
  • El Bakalao: A mediados de los 80 Valencia fue la capital española del hedonismo, una especie de meca del club antes de que alguien supiera sobre Ibiza. Y muchos de los clubes tocaban una especie de música llamada bacalao; la palabra proviene de la jerga utilizada por los DJs valencianos para describir la buena música importada del extranjero a mediados de la década ochentera.

España, un país de tradición musical

La parranda española es famosa en el mundo entero, casi legendaria se podría decir. Hay a quién le molesta mucho que se hable así de los españoles, dice que es un tópico que nos denigra y que no refleja nuestro verdadero ser, pero qué quieres que te diga: a mí no me importa. En fin, cuando hablo con extranjeros, prefiero ser conocido por ser una persona alegre a la que el gusta la fiesta y el jolgorio, y no por un aburrido que casi necesita clases de etiqueta para comportarse entre la gente. En fin, cuestión de opiniones, eso es la verdad.

Pero lo que nadie puede negar es que la música ha acompañado a este país desde casi sus inicios, allá hace milenios incluso. Aún cuando no éramos ni siquiera un país, sino una mescolanza de pueblos que compartían un mismo territorio, teníamos en común que nos gustaba la fiestas, las reuniones con nuestros semejantes, el divertirnos en grupo… e intentar hacer música con los toscos instrumentos que teníamos a mano, a veces nuestras propias extremidades y nada más.

Por supuesto, la historia de la música en España es bien larga, intensa y llena de matices, e iremos desgranándola poco a poco, pero desde ya decir que siempre ha marcado cada paso de nuestra vida. Si tenemos tanta riqueza de melodías propias en nuestra tierra, es porque hemos desarrollado distintos estilos en diferentes territorios, pero todos con el mismo propósito: divertirnos y mostrar nuestro sentir a través de ellos. Cuando en otros lugares se cantaban odas y se hacían bailes coordinados, nosotros creamos el flamenco; cuando la opera se convirtió en el espectáculo musical por excelencia, nosotros creamos la opereta y la zarzuela; y cuando en otros países se trataba de buscar una música que reflejara el sentir del pueblo, nosotros inventamos la música carnavalesca, la saeta y la jota, acompañando estas melodías con letras por lo general alegres y con sorna. Muy, muy al estilo español.

Y en lo que respecta a la música moderna, fueron muchos los movimientos que se crearon en el siglo pasado, aunque quizá no sea tan sorprendente, ya que en el mundo entero también ocurrió. Pero lo cierto es con el devenir de los años surgieron algunos artistas que realmente saltaron nuestras fronteras para hacerse un estilo y un nombre de forma internacional, o que realmente podían competir el estrellato con otros extranjeros de fama mundial. así, mezclamos en nuestro día a día modernismo con tradición, lo nuevo con lo viejo, porque también hemos sido capaces de crear fusión de ritmos entre los diferentes que componen nuestra geografía, con diferentes estilos e incluso época, algo increíble.

A la música en España no le faltan representantes, ni estrellas, ni, en fin, gente que desea disfrutar de ella a diario, aún sin conocimientos técnicos, sólo con su intuición y sus ganas de disfrutar. ¿Y no es eso, al final, lo que el arte de la música busca a fin de cuentas?